GALLETAS DE JENGIBRE Y CANELA

imgp4762

Esta Navidad está siendo la primera vez en muchas cosas. La primera vez que compro abeto natural y flores silvestres para hacer mi propio centro de mesa, la primera vez que me animo a crear un calendario casero de Adviento y, como no, la primera vez que preparo unas galletas típicas de Navidad ( de canela y jengibre).

Creo que esas “primeras veces” estas Navidades se debe a una cosita que está creciendo muy muy rápido y que nos tiene a todos detrás de él. Mi bichito, mi hijo Nico. Con él estoy descubriendo una nueva forma de ver esta época. Quizás no tan nueva, como si volver a sentir lo que hace muchos años creía que era una Navidad bonita. Y todo ha tenido que recobrar sentido con Nico en nuestras vidas. Así que este empuje y aliento, si, supongo que es gracias a él. Te queremos, mi niño!

Y hoy, al coger el sobrecito día 8 de nuestro calendario de Adviento, me he quedado muerta cuando he visto que hoy tocaba preparar galletas de Navidad. Si, si, las notas las escribí yo, lo que pasa es que no creía que  había metido esta actividad a principios de Diciembre. Y tengo una especie de pavor a todo lo relacionado con la reposteria y más concretamente las galletas. Soy una negada para ello. Nunca me salen. Da igual que siga las instrucciones de principio a fin. Algo falla. Siempre.

Creo que por eso me gustan tanto mis galletas de avena y harina de arroz. Además de ser deliciosas porque son las únicas que he conseguido hacer en  los últimos 15 años. jeje!

En fin, hoy era el día. Hoy. Y aprovechando que estaba cocinando unas lentejas riquísimas y en el fuego también 3 cacerolas con verduras y pollo para Nico, he decidido zambullirme a tope en la cocina.

Tengo que decir que mi propósito era que Nico me ayudase, pero es todavía pequeño y aguanta sentado varios minutos antes de ponerlo todo patas arriba. Pero en vista de lo fáciles que son de preparar (estoy todavía alucinada), creo que es una actividad obligatoria para cada Navidad.

Os dejo con algunas imágenes donde se ve un poquito el proceso. Y al final os dejo la receta que seguí.

Espero que os guste tanto como a nosotros. Son deliciosas!
imgp4660 imgp4663 imgp4683 imgp4684 imgp4692 imgp4693 imgp4705 imgp4723 imgp4727  imgp4737  imgp4743 imgp4759  imgp4789imgp4780

 

GALLETAS DE NAVIDAD (JENGIBRE Y CANELA)


Ingredientes:

  • 260 grs de harina de trigo
  • 150 grs de mantequilla (a temperatura ambiente. No caliente, fácil de manejar)
  • 100 grs de azúcar moreno
  • 5 grs de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre
  • 1 huevo
  • una pizca de sal

Preparación:

En un bol mezclamos todos los ingredientes “secos”. La harina, el azúcar moreno, la cucharadita de canela, el jengibre, el bicarbonato y la sal. Mezclamos bien.

Añadir a la mezcla la mantequilla y el huevo y mezclar bien. Amasar  con las manos y con un rodillo extenderla hasta dejar un grosor de 1 cm más o menos.

Una vez la tengamos, con moldes de motivos navideños damos forma a nuestras galletas y las ponemos sobre papel de horno encima de una bandeja que insertaremos en el horno.

Insertamos la bandeja de galletas al horno con una temperatura de 180 grados unos 15-20 minutos. Hasta que veas que han adquirido un color doradito.

Enfriar las galletas y espolvorear sobre ellas azúcar glas  o las decoras con un glaseado de color (en mi caso el nivel es de aprendiz y no daba para más).  Sin nada por encima también están riquísimas.

Conservar en una caja o bote hermético.

Y a disfrutarlas!

 

feels like home

f1170018

 

Para ser alguien que no le gustan demasiado los cambios, creo que este blog ha sufrido varios de ellos. De apariencia en lo que mis conocimientos ha podido, pero especialmente en el nombre.  No soy muy buena para ser breve. Siempre tiendo a enrollarme como una persiana, encuentro en las palabras un refugio. Bueno, ahora que lo pienso tampoco ha sufrido tantos cambios. Creo que “paper memories”, “the art of imperfection” y luego varias formas de decir ” my everyday life” que es el que llevo teniendo hace años. Pero ese “everyday life” me parecía un concepto muy abierto y demasiado utilizado, pero es que tampoco sabía como condensar lo que de verdad me define o intento que lo haga este blog. No es fácil.

Pero estoy en una etapa en la que necesito avanzar. Definirme, no ya para atraer, convencer a nadie. Creo que este blog ha perdido toda la credibilidad que le quedaba, y es que a nadie le gusta pasar por un blog en el que se actualiza cada 2 meses. O que de repente tenga 3 entradas diferentes en una sola semana. Si, señores, lo siento y mucho pero mi papel como madre me tiene realmente absorbida. En eso estoy, en recuperar un pedacito de lo que soy y mantenerlo vivo. Porque, da igual la cantidad de personas que me leen, creo que mi blog es el único lugar donde no me importa medir  cantidades, números. Sé que escribo con la esperanza de que me leáis y perdonéis mis desplantes, pero sé que aquí siento que da igual el tiempo que pase. Es el lugar donde poder volver después de mucho tiempo y sentir que todo permanece igual.

Y sentir que estoy como en casa.

Por eso creo que {feels like home} es una oda a ello. Aquí  me siento segura y a la vez es mi manera de abrir de algún modo las puertas de mi hogar para vosotros. Para que os pongáis cómodos. Me da igual si es la primera vez que pasáis por aquí. Si ya conocéis al menos el recibidor de mi casa.

Aquí estoy.

Sírvete un café y toma un pedazo de pastel  (seguramente sea la tarta de zanahoria de mi madre que me chifla) o bien unos deliciosos scones.

Si no quieres conversar, da igual. Ponte cómodo y disfruta de una bebida caliente y ese pastel en silencio y calma.

 

 

 

 

Il Tavolo Verde

imgp3257 imgp3206 imgp3223 imgp3280 imgp3217 imgp3272

imgp3277  imgp3245 imgp3249 imgp3244 imgp3274

imgp3260 imgp3222

imgp3275 imgp3283

 

Por fin puedo escribir mi primera entrada de nuestra escapada de 5 días en Madrid. Y muy típico de mi, empiezo por el final. Nuestra última parada. De esas que tienes en la lista, la primera de todas, pero que no encuentras el momento y de repente el destino hace que puedas parar allí, aunque sea para degustar un café y un bundt de calabaza. Más que suficiente para darte cuenta que este lugar tiene mucha magia.

No os voy a mentir. No es un lugar para acudir con niños. El espacio es un poquito reducido, además de que el ambiente es calmado y hay poca luz. Muy romántico y tremendamente inspirador para ir solo o con tu pareja o amigos. Paré para preguntar por el menú. Y amablemente me dijeron que no tienen una carta propiamente dicha, sino que van haciendo y creando sus platos cada día según lo que tengan de su huerta.  La comida es totalmente ecológica. Nico estaba nervioso porque quería comer y no paraba de gruñir, y bueno, decidimos seguir adelante.

Y después de un relajante paseo por el Retiro con nuestro pequeño que se lo pasó pipa tirando hojas y hojas otoñales. Si, señores, las que Mallorca tarda en traernos :-( En ese paseo, Nico se durmió y como Il Tavolo Verde se encuentra al lado del Retiro, dijimos que era el momento perfecto! Ya habíamos comido en un lugar que repetimos porque nos encantó y que escribiré en otra entrada, y decidimos acudir a tan mágico lugar para degustar un cafecito.

Os digo con total sinceridad que fue el mejor café que tomé en Madrid. Riquísimo es poco! Y qué decir de sus dulces. No sabíamos por cuál decidirnos. Sus dulces más famosos son la tarta de zanahoria y el bundt de calabaza, que según la dueña, llevaba  mucha mucha calabaza. Y como estamos acostumbrados a degustar la hiper deliciosa tarta de zanahoria de mi madre, optamos por la de calabaza. Todo un acierto porque estaba para chuparse los dedos. Y Nico que ya se había zampado un yogur y una galleta, se comió casi la mitad de ella. (ah! si, se me olvidaba un dato importante. Nico durmió 3 minutos en Il Tavolo Verde, y es que con todo mi respeto, habían 3 mujeres mayores que se volvieron locas al despedirse de la mesa de al lado y ver que tenían un perrito encantador. Si, me encanta ver como personas aman tanto los animales pero esos gritos hicieron que esa calma se esfumara. Ni siquiera nos había llegado el café. En fin…)

Le comenté a Martina,  la dueña de tan hermoso lugar, que había estado buscando lugares con encanto y donde se comiera bien en Madrid y que venía de Mallorca. Es entonces cuando me contó muy muy amablemente que ella vivió durante muchísimo años en diversos lugares de la isla por su trabajo : enfermera. Y nos alegramos de tal casualidad.

Me dijo que el primer lugar pensado para abrir Il Tavolo Verde fue Mallorca, pero luego tuvieron familia y ya decidieron quedarse en Madrid. ¡Qué pena!

Decir que IL Tavolo Verde no es una simple cafetería o pequeño restaurante, sino que Martina y Leo quisieron aunar su amor por la comida saludable y orgánica con su pasión por el arte, la moda, el diseño. Y en el puedes ver una exposición bellísima de muebles antiguos. Cachibaches preciosos que han escogido con mucho amor. Y todo lo que hay en ese espacio está a a la venta. No solo muebles llenos de historia, sino libros, cuberteria, etc.

Il tavolo Verde no te dejará indiferente y creo que es uno de los lugares que uno no debe perderse si viajas a Madrid. ¡Espero volver a verlos pronto!

**Recordad  que sus platos cambian según los ingredientes que dispongan cada semana.

Horario:Están abiertos de Lunes a Viernes de 9 a 20, y el Sábado a partir de las 10 horas.

Ubicación: Calle Villalar, 6. 28001 Madrid

mis juguetes favoritos

Siempre que paso por una juguetería, mis ojos  buscan aquellos fabricados con madera.

Mis preferidos. Materiales naturales, que nos recuerden a los de toda la vida. Los que perduran a lo largo del tiempo.

Claro está que para un bebé, hasta el juguete más chorra hecho con el peor plástico es también educativo. Los niños son esponjas. Todo es un descubrimiento. Da igual lo que le des. Lo ve por primera vez, esa es la magía. Y aprenden, siempre lo hacen.

Es difícil tener únicamente los juguetes que te gustan a ti. Los de alrededor durante toda su etapa infantil, le regalarán otros tantos que son igual de bienvenidos, aunque es cierto que la sensación de cariño, en mi caso, no es la mismo. Son de ese tipo de juguetes que cuando sea más mayor, no tienes remordimientos en regalar, en cambio los artesanales..

oh! esos son diferentes!

Mi idea inicial era no tener mucha cantidad de jugetes. De hecho, la mayoría son dejados de una amiga y que me han venido muy bien. Al fin y al cabo, no nos mintamos, el niño se entretiene con lo menos esperado. Una pinza de tender, una cuchara, una caja de cartón. Ya puedes gastarte lo que quieras pero como a tu hijo le entre por los ojos algo sencillo que vea por casa, olvidate de juguetes caros!

Lo de intentar tener una cantidad justa de juguetes en casa es muchas veces una tarea imposible. Si, lo es. Esto es algo que me vuelve loca y que seguramente tendré que luchar año tras año en la vida de mi hijo. Por eso, intento escoger, y en lo que está en mis manos, muy bien sus juguetes.

Hace una semana Nico celebró su primer año de vida! Y los de mi alrededor la verdad me lo pusieron bastante fácil. En vez de comprar lo primero que les antojase, y conociéndome un poco, decidieron preguntar primero. De hecho, Oscasr y yo nos encargamos de comprar los regalos de los abuelos y de decir literalmente lo que queríamos a mis hermanos y cuñados.

Optamos por comprar juguetes resistentes, reciclados y que no dañasen al medio ambiente, además de pensar en Nico. Que le pudieran gustar. Entre mis preferidos se encuentra un camión con remolque de Green toys fabricados al 100% con plástico reciclado proveniente de antiguas botellas de leche. Totalmente ecológicos, respetuosos con el medio ambiente, un xilofono de madera precioso, 3 coches apilables de madera de la marca Melissa & Doug y unos cubos apilables de cartón con simpáticos dibujos. Ah! y el arco iris de madera de Waldorf.

La mayoría de los juguetes lo compramos en una preciosa tienda situada en el centro de Palma llamada “My Little place” donde tienen cosas especiales y de calidad que no encontrarás en las tiendas más usuales y grandes almacenes. Y el resto en Amazon. Bendito amazon!
imgp1128

Todo un acierto, el camión con remolque de Green Toys, coches de madera apilables de Melissa & Doug y un preciosísimo xilófono de madera de Plan Toys. imgp1099

Arco iris tamaño grande de Waldorf. Y al lado, cámara de madera de Plan Toys.imgp1101

Nuestras vecinas nos sorprendieron con estos animalitos personalizados de madera. Son preciosos!imgp1124

El salón, la zona de la casa donde pasamos el 97% de nuestro tiempo. Tengo la suerte de que es bastante grande y tenemos espacio. En una esquina le monté una alfombra de foam para jugar y utilizo alguna de las estanterias que anteriormente estaban llenas de libros para colocar sus juguetes y que los tenga más a mano.

Entre ellos, una caja de madera preciosa que mi tía Cristina nos regaló con varias actividades en su interior. 

imgp1207

Cubos apilables de cartón. Diseño bosque. De la marca Goula.

Y si, ya sé que estos juguetes que os he mostrado son más que suficientes, pero ya tengo la vista echada a un puzzle de madera precioso. No pueden faltar los puzzles, es un indispensable!

 

Entre los otros juguetes de Nico y que no son fabricados con materiales reciclados pero sin embargo recomiendo son:

imgp1183

Pirámide balanceadora  con aros encajables de Fisher Price.

Me encantan los de madera pero fue una compra rápida y que resultó ser una de las mejores. A Nico le encantaba quitar todos los aros y ahora le chifla encajar uno a uno cada aro y aplaudir cuando lo consigue.

imgp1192

Encajable de formas con cubo transportable de Fisher Price.

Todo un acierto también! Muy útil y  tremendamente educativo!

imgp1195

Pelota fácil de coger con ruido. Madre mia! uno de los juguetes preferidos de Nico durante muchísimos meses. Al estar agujereada y pesar tan poco, el bebé tiene facilidad para cogerlo con sus deditos.

Entrada aparte merecen los libros infantiles. Eso será en otra ocasión!

 

 

la vida, llena de tantas historias…

que nunca se cuentan.

Quiero escribir hace mucho tiempo esta entrada, pero a veces me cuesta encontrar las palabras adecuadas.

Pero luego pienso que creé este blog para realmente exponer lo que soy de un  modo totalmente real. Más auténtica de lo que jamás seré en muchas circunstancias, y en entornos familiares. Soy bastante desconocida. A veces un ser humano peculiar que apenas dice nada, pero que sin embargo, tiene muchas ideas, muchas creencias y muchas cosas qué decir.

Se acerca el primer año de Nico. Es increible, un añito de vida!

Ser madre es el mayor reto al que me he enfrentado en 34 años. El mayor reto y el más importante. Si, ser madre parece algo natural, fácil, algo que no supone nada extraordinario. Pero ay señores! hay reside el kit de la cuestión. Nos olvidamos de que cada ser humano lleva consigo una historia a sus espaldas.

Cada mañana me despierto cansada. Hace mucho que no sé lo que es despertarme de forma natural. Y eso de que ya por si era una auténtica madrugadora! , pero cada día veo a mi hijo a los ojos y me emociono y doy gracias a no sé realmente quién, por traérmelo a mi vida. Gracias a  la vida, a esa energía que va purulando por el aire. A mi, a Oscar. A nosotros por haberlo conseguido después de tanto miedo, tantas lagrimas, tanto pasado…

Sinceramente, como muchas mujeres que ahora lo son, y otras  que todavía están en esa lucha, yo creía que nunca sería madre. Un problema que acarreo desde la adolescencia, y unos 2 años intentándolo y que fueron los peores de mi vida. Mes tras mes, sintiendo dolores de una maldita regla que al final acababa siendo eso y no otra cosa.

Los de alrededor, y seguramente con buena intención, preguntando que cuando vendría un hijo. Cosa que no ayudaba mucho. Y es que soy madre por decisión propia pero es igual de respetable no querer tenerlos. Es una opción válida y que también estuvo en una de nuestras opciones . ¿por qué? porque como anti tradicional que soy, me niego a creer que exista solo un modelo de vida. Como si no ser madre te impidiera saber lo que es el amor verdadero. Si, claro que he sentido un amor inmenso, pero sé que es un amor que he experimentado anteriormente.  Este es algo mayor y profundo, pero igual de maravilloso como otros.

Y después de 2 años, muy poco tiempo para una lucha que para muchas se alarga y alarga unos cuántos años más (debe ser horrible) y cuando ya estábamos metidos de lleno en pruebas de fertilidad, apareció un positivo. El único positivo. Y salió bien. Aquí está, echando ahora una siesta que espero que dure lo suficiente para poder escribir este post sin incómodos parones. Estas cosas se escriben de un tirón. No hay otro modo. Sin releer, sin echar la vista atrás. Escritas con el corazón, no con ese orgullo de querer disfrazar un poquito la historia para no verme tan débil. Porque me siento más fuerte y luchadora que nunca.

El embarazo y tener a Nico supuso todo un desafío. La espera para todos nuestros familiares fue llena de ¿cómo será? ¿niño o niña? normal, banalizando algo que para mi era mucho más. Solo mi madre y mi hermana comprendieron esa lucha interna a la que me enfrentaba (aparte de mi marido, claro!). El dolor que había supuesto todo ese tiempo de espera, intentando también superar otro problema que se colocaba detrás de mi espalda para hacerme el camino menos fácil. oh! mi madre y mi hermana. Las primeras a las que llamé para llorar desconsoladamente que había salido un positivo. Y a las que necesito me acompañen cuando necesito desahogarme. Cuando el papel de madre me va grande a causa del cansancio.

Para nosotros Nico no era alguien que queríamos tener para que fuera una copia de nosotros. Era el fruto de un amor  pero con una personalidad propia, un rostro marcado con algunos parecidos pero también único.  No caigas en el error de querer repetir o ver en él una extensión de ti y de cegarte tanto que no veas sus posibilidades y originalidades. Cada bebé es único. Esas cosas déjalas por los abuelos que te machacarán con los parecidos. Si les hace felices… Pero el niño va a crecer contigo. No etiquetes. Déjalo libre.

Traje a Nico de una forma que jamás creería que pudiera tener. Durante 9 meses quería que Nico no se colocara bien para tener que practicarme una cesárea. Ninguna de mis amigas había dado a luz con parto vaginal, no, yo con mi problema, impensable.

Y ahora veo lo fuerte que fui. Si, ya sé, algo que hacen millones de mujeres al día. Pero no olvidar, cada ser humano lleva una historia detrás…

Lo que viene después es maravilloso pero a la vez estresante. De hecho, un consejo que siempre le doy a mi cuñada Cati que va a dar a luz en breve de mi primera sobrina :-), es que mire por ella. Que cuide y luche por su intimidad.

A veces, cegados por la alegría, nos olvidamos de que si para un familiar la llegada de un nuevo miembro en la familia es extraño y bello, imaginaos para unos padres primerizos o no primerizos. El traer por fin a tu hijo al mundo. Necesitas reposo, intimidad, mucha intimidad.

Reconozco que mi post depresión fue en aumento por esa falta de intimidad. Todos querían ver a un bebé que ni siquiera se enteraba. Y yo, dolorida, maravillada pero también asustada, solo necesitaba a mi pareja y a mi niño. A nadie más.

Esto es algo que me marcó y he llevado bastante mal. Muy mal. Pero en vez de decirlo he sido de las que me he callado y sufrido en silencio y ha sido fuente de discusiones con mi pareja.  No porque no pensásemos igual, sino porque la naturaleza nos otorgó la virtud  y defecto en partes iguales, de no querer dañar los sentimientos de los demás. Al final el cansancio, la situación, provocan chispas.

Y es que solo necesitábamos tiempo.  Para acoplarnos. Para asentarnos. Para continuar la vida con un hijo en nuestras vidas.

Ya me lo dijeron varias veces antes de quedarme embarazada… Lorena, yo era como tú hasta que tuve a mi hij@. Ya no te callas, ahora tienes algo que te pertenece y que te hace sacar las garras como una leona.

Y si, muy bonita la teoría pero el no querer hacer daño hace que no sepas como actuar.

Así que si vas a ser madre, cuida y mucho tu intimidad, sobretodo al principio de dar a luz. No es algo fácil. Es muy difícil.

Luego cuídala también! pero ya es diferente.

En mi caso ser madre ha sido muy deseado y con unas creencias totalmente diferentes de las que tienen muchos al tenerlo. Yo no quería tener hijos para que los criase otros familiares. Quizás si hubiera sido madre a mis 20 y pocos, quizás necesitaría o querría obtener más libertad, pero a mi edad, he sido madre totalmente consciente. Tanto para esos momentos buenos como malos. Oscar y yo teníamos claro que Nico estaría con nosotros en casi todos los momentos, eventos de nuestra vida. Es que me parece hasta irónico creer que debo dejar al niño cada vez que quiero bajar a la ciudad, o comer. Si, claro que es necesario y lo hacemos alguna vez, pero Nico es una parte de nosotros, es nuestro hijo. No debemos cambiar nuestra forma de vivir la vida por él, o bien, dejarlo para que todo sea más fácil.

Nunca dejes que ese miedo por no hacer las cosas de la misma manera que tu entorno, te haga sentir culpable por hacer las cosas a tu manera! No. Tú eres su madre. Tú marcas las reglas. Sé flexible pero cuando lo necesites o creas conveniente.

Siéntete culpable cuando dices que si a todo sin sentirlo. Actúa según cómo te sientas. No es bueno estar todo el día cansada y no pedir ayuda o dejar a tu hijo un día en concreto  fuera de casa. Lo necesitas.  El problema es cuando lo haces para hacer sentir bien a los demás.

Para mi algo importante y que ha marcado mi maternidad:

1º No insistas en preguntar cuando la otra persona va a ser madre. Piensa en la historia de cada mujer. De cada persona, de cada pareja. Y piensa que quizás no está entre sus planes de vida.

2º Intimidad. Necesaria y vital durante el parto y los primeros meses con el bebé. Lucha por ello. Te lo dice alguien que hasta hace poco seguía llorando porque me sentía desbordada.  La llegada al mundo de un bebe necesita un proceso y en este caso no depende de la personalidad de cada pareja, es algo universal. Y desgraciadamente, los primeros que se olvidan de ello son los que más nos quieren.

Esto es algo que si en un futuro vuelvo a ser madre, lo llevaré a rajatabla.

3º Tu hijo es tu hijo. Y debe conocer y querer a todos los familiares y que disfruten de él o ella, pero no hagas cosas que no sientas porque la mayoría lo hace. Ahora ya no sois dos. Sois 3. Vosotros sois los padres. Son vuestras normas. Vuestra forma de vivir y la manera de enseñársela os pertenece. Y siempre será la correcta para vuestro hijo.

4º No te sientas mal por sentir que la maternidad no es de color de rosa. Todas las madres alguna vez han sentido lo que tú sientes. Qué no te engañen! Vivimos en una sociedad llena de imágenes que distan mucho de la realidad. Y que esos momentos menos bonitos de la maternidad son en realidad  la mayor demostración de amor. Pues por un hijo aguantas y luchas lo impensable. Qué sería de la vida solo con cosas buenas? de hecho, el calificativo de “bueno” ni siquiera existiría.

Es  real encontrarse cansada, estresada, abrumada, impotente. Fea y dejada. Es normal y necesario!

5º No etiquetes a tu hij@. Si, es inevitable que te haga gracia ver cómo se parece en algo al papi o a la mami. O a tu hermano o al abuelo, pero no lo repitas constantemente. Deja que vaya conociéndose, que vaya descubriendo y forjando una personalidad propia. Las comparaciones, te lo dice alguien que lo ha vivido, limitan y no son nada beneficiosas.

 

Y recuerda, los mejores momentos con tu hijo son los que nadie ve. El día a día.

Ese despertar de los 4 (gata incluida);

esa noche en vela en la que no puedes más de cansancio y tu bebé te mira a los ojos y sonríe. Y te olvidas de todo;

el primer baño entre los dos. Desnudos, piel con piel. Igual que al principio;

el primer momento que se mira al espejo y empieza a darse besitos;

cuando sonríe al ver a la gata. Ya desde muy poquito. Y piensas, el mejor amigo que pueda tener;

esperar a papi llegar del trabajo y ver la gran sonrisa que pone tu hijo. Y derretirte!;

los momentos de caricias en la cama antes de dormir, por la mañana,

a todas horas.

El verlo como tú lo ves.

Y saber que así, nadie lo verá del mismo modo.

 

imgp5316 imgp5345 imgp5338

uno de estos días de septiembre

20160910_093346

Nos despertamos con los primeros rayos de sol

20160910_093414

Tengo que coger a Bú sin que se entere. Necesita un buen lavado :-)

20160910_094356

Que la causa del madrugón sea mi niño hace que nunca pueda enfadarme. Bueno, necesito una buena taza de café para poder aguantar su ritmo!

20160909_155516

Hoy por fin el cartero llamó a mi puerta y recibí los dos álbums de Blurb con los que he estado trabajando casi un año entero.

Y son preciosos!

imgp0173

Gatear, descubrir, tocar lo que no debe, da igual las veces que se lo repitas. Te mira desde lejos de forma pícara.

Todo es juego y descubrimiento.

imgp0679

Y si, lo volví a preparar. Un buen tarro lleno de crema de anacardos. ñam!!

imgp0179 20160904_134528

Hemos comenzado con las lentejas. Y le encanta! Nos ha salido muy comilón. Así da gusto!

La próxima semana nuevos alimentos…

20160908_155017

20160910_093741

Con el papi ojeando su albúm. Y Nico atento a cada foto.

20160914_172526

Vamos al parque. Y quién dice parque es dar un largo paseo por todo el pueblo.

20160914_203807

Baño, bibe y…

20160910_160458

Que lleva noches que solo quiere juego y cachondeo. Tiene una sonrisa tan bonita y tan tan contagiosa!!

Puro amor.

20160914_200914

Precioso atardecer. Buenas noches!

llegan los desayunos de fin de semana

imgp0137

Nuestros fines de semana vienen acompañados de desayunos lentos y comida llena de energía!

Bol de porridge de avena con leche de arroz, nueces, frambuesas y arándanos. Una rebanada de pan de centeno integral con aguacate y queso, media rebanada de pan de centeno integral con crema de anacardos casera y mermelada de fresa. Y cómo no!, café :-)

sin-titulo-1

 

 

La Mémé Restaurante

IMGP9953

Descubrí La Mémé durante mi trayecto cada día en bus a mi trabajo en el centro de Palma. El autobús siempre paraba unos segundos delante de su fachada y yo me quedaba embobada mirando el restaurante a través de sus ventanas. Siempre lleno de gente disfrutando de sus platos y conversaciones animadas. Me prometí ir pronto, pero entre unas cosas y otras, pasaron 2 años y no fue  hasta hace unas semanas que mi hermana me lo recordó al ir con mi madre y familiares.

Y me dije que no podía esperar más. Tenía que ir.

Y reservé para el fin de semana pasado.

Todavía no entiendo cómo pudimos tardar tanto tiempo!!

Y es que, ¿qué tiene este restaurante que no tienen otros? Pues encontramos en La mémé un espacio amplio, luminoso, elegante y precioso. Con ambiente cálido y acogedor. Los camareros derrochan simpatía y los platos están riquísimos. Es importante saber que tienen menú de Lunes a Domingo (no cierran ningún día). En el menú podrás elegir entre 3 o 4 entrantes, 3 0 4 principales y un amplia variedad de postres además de incluir bebida, pan y aceitunas con ali oli. Los menús son muy asequibles. Así podrás encontrarte con que de lunes a jueves cuesta 12,90 euros, viernes y sábado 13,60 euros y domingos 16,90. Como podéis comprobar nada mal!

Lo peor es que está tan delicioso todo que no sabes qué elegir.

También disponen de una amplia carta con más platos deliciosos.

Creo, si no voy mal de memoria, la primera escapada que Oscar y yo  hicimos solos después de casi 12 meses. Os juro que amamos a nuestro hijo, pero ya no recordaba lo  que era comer con tranquilidad y no con esa ansiedad de comer con prisas. Quizás sea precipitado decirlo, pero creo que se ha convertido en uno de mis restaurantes favoritos en la isla.

100% recomendable!

De verdad, no esperes a visitarlo, te encantará!

IMGP0041 IMGP9987 IMGP9920 IMGP9937 IMGP9924  IMGP9942

Tabouleh Libanés

IMGP9955 IMGP9983

Filete de merluza a la mallorquina

IMGP9967

IMGP9979

Roastbeef con salsa Cafe Paris

IMGP9964

IMGP0021

Tarta de zanahoria

Sin título-1

Banoffee

IMGP0050

Avinguda del Comte de Sallent, 14, 07003 Palma

Te recomiendo que llames para hacer tu reserva y asegurate una mesa allí!

971 90 21 40

Página web La mémé

CREMA DE ANACARDOS

IMGP9850

famosa “nut butter” también conocida como manteca, crema o mantequilla de fruto seco.

En este caso yo preparé crema de anacardos. Para mi la mejor!!

Reconozco que  descubrí este tipo de manteca hace relativamente poco en uno de mis libros de cocina. Hay cocineros que lo utilizan para casi todo.  Si, por supuesto que me sonaba la crema de cacahuete, pero, ¿y a quién no le suena?. Y más si te has tragado la mitad de las series de los 80 y 90. Todos los personajes pasaban por la cocina para untarse una buena rebanada de pan con cucharadas y cucharadas de crema de cacahuete. He de decir que es la que menos me gusta. Quizás haciéndola casera tendría un pase, pero la verdad es que el cacahuete no entra para nada dentro de mis frutos secos favoritos.

De hecho, una de las razones por las que decidí hacer este tipo de crema es porque, pese a saber que los frutos secos son muy necesarios en nuestra dieta y muy saludables, lo cierto es que no es algo que me llama la atención cuando estoy hambrienta y quiero picar algo. Me cuesta.

Leí que se necesita una batidora o robot de cocina muy potente. La verdad es que no le dí mucha importancia. Hasta que la hice, y el motor de mi batidora Philips empezó a desprender un ligero olor a chamuscado. Y paré. El resultado fue algo desastroso. Más que nada porque decidí aumentar el caos intentando pasarle la turmis. En resumidas cuentas, si, conseguí una leve crema de anarcados, pero muy espesa, pegajosa y la cocina me quedó como una leonera. Y ni qué decir para limpiar el turmis en cuestión.

Y ahí si que pude comprobar lo difícil que es hacer una receta tan pero tan simple si no tienes el equipamiento adecuado.

Ilusa de mi que visito algunos blogs que sigo y te recomiendan la batidora Vitamix. Guau!, yo la quiero! piensas en un primer momento. Pero luego tus ilusiones se caen de un plumazo  cuando ves que  esa milagrosa batidora vale la friolera de 1000 euros.

 Y me dije: “Pues tendré que investigar otras batidoras más baratas o bien conformarme con comprar este tipo de cremas en una herboristera a un precio desorbitado”.

Todo este análisis surgió después de probar mi proyecto de crema de anacardos y comprobar lo extremadamente deliciosa que está. De hecho, pensé que a mis 34 años mucho había tardado en descubrirla. Tonta de mí!

En mi búsqueda de la batidora perfecta pero asequible, encontré alguna que otra. Pero, ¿y mientras?. Ya tenía mono de crema de anacardos.

Limpiando un armario de la cocina vi unas tristes avellanas (si, no es mi fruto favorito tampoco. Únicamente puedo tomarlo triturado en mi porridge de avena). Esta vez empleé la trituradora de Braun que venía con la turmis. Y cuál fue mi sorpresa que veo que la avellana empieza a sacar su propia grasa y comenzar a hacerse crema. No me lo podía creer!

Y así fue como descubrí que me podía ahorrar mínimo 200 euros en una nueva batidora. Y que mi Braun cumple mis expectativas. Bueno, hay que tener cuidado y hacer parones de vez en cuando porque el motor se calienta bastante.

Más feliz que una perdiz me fui a comprar mis queridos anacardos naturales y a hacer como dios manda mi primera crema de anacardos rica rica.

Y lo conseguí!

La guardo en la nevera muy celosamente. Y es ideal para desayunar y sustuirla por la mantequilla cuando quieres hacerte una rebanada de pan con mermelada. He de decir que sola está deliciosa pero si le añades alguna fruta por encima o bien un poquito de mermelada del sabor que más te guste, eso es increible.  También puedes añadirla al yogur para darle un sabor especial, a tu porridge de la mañana o a platos salados. Tiene un sinfín de usos.

Y ahora, después de este tostón, viene lo más breve y que seguramente queríais leer. La  dichosa receta de  crema de frutos secos:

  • 2 tazas de fruto seco natural y sin sal (el que más os guste. También hice crema de almendra y está muy buena).
  • Una batidora potente.

No, no estoy de broma. Os juro que esta es la receta.

Hay personas que prefieren tostar ligeramente el fruto seco al horno a 150º unos 10 minutitos. Para que luego la crema tenga un saborcito a tostado. Pero yo ya me quedó con la versión más natural.

 

He aquí el rollo de explicar los tiempos del triturado. En algunos blogs te explican que 1 minuto sin parar, luego haces una pausa. Luego continúas y así unos 8-10 minutos hasta conseguir la textura deseada.

Soy extremadamente rebelde en esto de las cantidades. Casi nunca hago caso de lo que dicen asi que creo que es algo muy intuitivo. Yo quizás estaba menos de 1 minuto moliendo el fruto seco pero luego las pausas eran más cortas. Según como reaccione el fruto seco con tu batidora. Eso si, lo había leido y es muy cierto, no desesperes! parece que nunca vas a conseguir hacer de los frutos secos una manteca. Pero si, al final verás que perder unos 10 minutos en la cocina tiene los resultados que buscas.

Metes la manteca, mantequilla o crema de tu fruto seco favorito dentro de un tarro de cristal. Cierras y en la nevera puede durar unas 3-4 semanas. Ya os digo yo que no llegaréis a la semana. :-)

Por último decir que este tipo de mantecas son muy saludables y  son muy ricas en proteína, fibra y ácidos grasos esenciales.

Como he dicho anteriormente, un buen sustituto  a la margarina o mantequilla, además de una manera deliciosa de ingerir frutos secos.

Buen fin de semana a todos!!!

IMGP9862

como sustituto de la mantequilla cada mañana. Ñam!!

IMGP9891

 Con una tostada de centeno, frambuesas, plátano y semillas chia