lo mejor de los días lluviosos

IMGP6471

son los desayunos reconfortantes. Y más si es Viernes  y tu marido no trabaja.

Mañanas tranquilas donde no te importa desayunar tarde cuando algo tan sabroso se está preparando en la cocina. Hoy del desayuno se encargaba Oscar mientras yo miraba libros infantiles junto a Nico.

Ayer me dijo “mmm, mañana me encargo yo del desayuno, me apetecen tortitas”. A eso que asentí no muy animada.

Pero creo que son las mejores tortitas que he tomado en muchísimo tiempo. Ese toque de sal, me ha vuelto loca.

La receta la ha encontrado mi marido en un blog  de una chica española casada con un americano donde puedes encontrar recetas típicas de allí, entre ellas, estas fantásticas tortitas.

Gracias por la receta :-)

No vamos a quitar mérito al cocinero que ha ejecutado la receta de forma impecable. Desde ahora te vas a encargar de hacernos las tortitas en esta casa.

Yo hoy me he dedicado a tomar fotos y a disfrutarlas. Nada mal, ¿eh?

La receta, al final de las fotos.

:-))

IMGP6474 IMGP6480 IMGP6482 IMGP6484lore    IMGP6506 ll

 

TORTITAS AMERICANAS : receta extraída del blog:  Recetas Americanas


Captura de pantalla 2017-01-20 a la(s) 18.15.05

Ya sabéis que el topping va al gusto. Nosotros hemos optado por poner rodajas de plátano, granada, nueces y sirope de arce

¡Riquísimas!

Calorías, si, tal vez. Pero un día es un día…

 

 

GALLETAS DE AVENA Y CHOCOLATE

IMGP6447

Aquí os dejo una receta muy fácil de preparar. Hasta yo me sorprendí de que me salieran a la primera. ¡si, si! era la primera vez que las preparaba. Nico y yo llevamos unos días metidos en casa. Dos son las razones. Este mal tiempo, y segundo, que estamos tomando antibiótico porque tiene mucha tos y mocos que le impiden dormir plácidamente por la noche.

He de reconocer que dos días seguidos metidos en casa con un niño de casi 16 meses, no,no es muy divertido. Lo es el primer día, pero al segundo, ambos nos cansamos, especialmente él que todavía no entiende el por qué permanecemos todo el santo día dentro de 4 paredes. Por muchos juguetes, música y dibujos que le ponga. ¡normal!

Ayer fue un día intenso, demasiado. Y muy agotador. Se me ocurrió prepararme un plato sanísimo y no tuve tiempo de recoger la cocina. Despertó de la siesta matutina, me tocó preparar su comida y una cosa llevó a la otra. Y nada, que todo estaba echo un caos y de repente al abrir un armario de la cocina vi la harina de avena integral que compré hace semanas y que estaba sin abrir. Se me ocurrió hacer galletitas. No teníamos nada dulce, era una buena oportunidad para hacerlas. El único “pero” era que no tenía espacio para poner nada en las encimeras. Preparé estas galletas sobre una receta de galletas normales que tenía apuntada. Nunca había preparado algo tan rápido. Pero es que los nervios de no tener espacio se junto con que tenía que ir esquivando del suelo todos los tuppers que Nico iba sacando y tirando por la cocina, el pasillo, el salón.

¡qué locura!

lo mejor de ese caótico día es que las galletas salieron ¡riquísimas!

Aquí os dejo con mi receta. Espero que os gusten tanto como a nosotros.

 

GALLETAS DE AVENA Y CHOCOLATE


Ingredientes:

  • 1 huevo mediano
  • 100 grs de copos de avena
  • 50 grs de harina de avena integral
  • 5o grs de azúcar (en mi receta original utilizo azúcar blanco pero como hace ya muchos meses que no empleo, le puse 55 grs de azúcar de panela que es el que ahora tengo en casa).
  • 50 grs de mantequilla textura “pomada”
  • una pizca de sal
  • media cucharadita de  levadura en polvo
  • pepitas de chocolate ( yo no tenía y cogí un trozo de tableta de chocolate negro, lo envolví con papel film y lo machaqué con un mortero a fin de conseguir trocitos de chocolate). Ah! la cantidad según al gusto.

Preparación:

Por un lado mezclamos el huevo, la mantequilla, el azucar y la pizca de sal. Removemos. A continuación añadimos los copos de avena, la harina y la levadura. Volvemos a remover bien y por último añadimos los trocitos de chocolate. Volvemos a remover.

En una bandeja de horno, previamente forrada con papel vegetal, ponemos bolitas de masa que luego aplastaremos con una cuchara, espátula o lo que tengamos a mano para darle forma de galleta. Lo bonito de estas galletas es que cuanto más imperfectas mucho mejor. Más caseras resultan. ¡jeje!

Metemos la bandeja del horno a 180 grados durante unos 10 minutos. Sacamos cuando veamos que empiezan a dorarse.

Sacar las galletas y dejarlas enfriar.

Una vez frías, estarán listas para disfrutar. Solas, acompañadas de una taza de té caliente, de nuestro café o bien para mojar con un buen vaso de leche.

IMGP6458

IMGP6450

IMGP6467

BONIATO RELLENO DE TOFU AHUMADO, VERDURITAS Y PESTO DE ESPINACAS

IMGP6272

Hoy os traigo una receta que ya tenía en mente hace mucho tiempo y que este fin de semana con la bajada de temperaturas, me apetecía hacer si o si.

El ingrediente principal es el boniato. Su sabor dulzón puede desanimar bastante a los seguidores de la patata. He de reconocer que me pasaba hasta hace bien poco. Cuando te llevas un trozo a la boca, tu mente espera encontrar el mismo sabor de la patata. Yo soy de salado, pocas veces elegiré el dulce, pero he de decir que con los ingredientes adecuados, el boniato se puede convertir en un plato indispensable en tu cocina. Y más ahora que está de temporada.

Espero que este plato os guste tanto como a mi. El truco está en condimentar bien el relleno para así compensar esa parte tan dulce del boniato.

IMGP6248

BONIATO AL HORNO RELLENO DE TOFU AHUMADO, VERDURITAS Y PESTO DE ESPINACAS


 

Ingredientes:

  • 2 boniatos grandes
  • Un paquete de tofu ahumado. Se puede emplear el que más os guste, yo tengo debilidad por el ahumado. Tiene un sabor que … mmm!
  • 5 champiñones grandes
  • 1 puerro
  • 1 cebolla pequeña roja
  • pimentón dulce
  • sal y pimienta
  • vino blanco
  • hojas de espinacas
  • piñones
  • 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • parmesano
  • semillas de sesamo tostado

Preparación:

Lavamos  muy bien los boniatos y los dejamos escurrir. A continuación envolverlos en papel de aluminio y meter al horno a unos 180 grados durante unos 50 minutos.

Mientras tanto, preparamos el relleno del boniato. Cortamos en trocitos pequeños el puerro, la cebolla roja y el tofu ahumado que habremos dejado unos minutos marinado en salsa de soja. Salteamos y salpimentamos. También añadimos una cucharadita de pimentón dulce.  Cuando veamos que los ingredientes están blanditos, agregamos los champiñones cortados en trocitos y un chorrito de vino blanco. Removemos y dejamos reposar con la olla o sartén cerrada.

Pasados 4 minutos y cuando veamos que los champiñones estén ya hechos, apagamos el fuego y reservamos.

Por otro lado tenemos que hacer el pesto de espinacas. Hay muchas maneras de hacer pesto. A muchas personas les gusta añadir frutos secos, que la verdad, dan un sabor muy interesante, sin embargo aquí optaremos por hacer el pesto de manera tradicional, exceptuando que en vez de hacerlo con albahaca, lo haremos de espinacas. Para ello metemos en una trituradora un manojo de hojas de espinacas frescas, unos cuántos piñones, parmesano rallado al gusto, 1 o 2 dientes de ajo (yo prefiero uno), sal y aceite de oliva. Triturar hasta formar una masa espesa.

 

Una vez tengamos el boniato tierno, sacamos cuidadosamente del papel de aluminio y nos dispondremos a emplatar. Para ello debemos cortar el boniato por la mitad, disponer el salteado de tofu y verduras por encima del boniato, añadirle semillas de sésamo y por último una cucharada de pesto de espinacas.  Puedes acompañar este plato con una guarnición de arroz, quinoa, lo que más te apetezca.

A disfrutar!

 

 

ampliando la lista de mis propósitos para este 2017…

Si, ya sé que hace una semana, os expliqué algunos de mis propósitos/objetivos a conseguir este año 2017, pero es que caigo en la cuenta, y a medida que pasan los días, que olvidé otros tantos que son más primordiales. Y no se tratan de meros objetivos “abstractos”, sino que incluyen la acción. Actuar. Que es lo que más necesito.

Así que voy a ampliar esa lista…

  • Enfrentarme a un miedo “especialista médico” que me bloquea desde siempre y pedir cita antes de Junio.
  • Estar más al día sobre las ofertas de trabajo que existen por mi zona.
  • Hacer una exhaustiva limpieza (si, otra más) de ropa. Donar la que no utilice y lleva más de dos años escondida. O tirar la que guardo por pena y  en realidad no sirve ni para trapo de limpieza (he de decir que poseo ropa de hace más de 15 años pero me cuesta desligarme del recuerdo). La limpieza no atañe únicamente a la ropa, sino a zapatos, especialmente de vestir y que nunca empleo y solo compré para ir a bodas. También objetos de higiene, maquillaje. Limpieza, limpieza y organización. Empezar de cero. Con casi todo.
  • Intentar no abandonar este blog más de 2 semanas seguidas. Da igual si no tengo mucha cosa que contar, da igual. Valen imágenes, una frase del día, pero mantener vivo este lugar.
  •  Leer más y con más asiduidad, especialmente antes de acostarme. Intentar ir a la cama más pronto y no ver la televisión para “pasar el tiempo” a no ser que Oscar y yo estemos viendo algunas de nuestras series favoritas. Por lo demás, ir pronto a la cama para poder leer unas cuántas páginas.
  • cada 2, 3 semanas, ir con Oscar al cine. Cenar algo antes, ver alguna peli que tengamos muchas ganas. 3 horitas fuera de casa por la tarde-noche para nosotros dos. Muy importante.
  • Apuntar a Nico a natación. Intentar ir yo a nadar con él. Si las clases son únicamente para el niño, apuntarme e ir dos o tres veces por semana cuando Oscar llegue de trabajar. Recientemente me dieron los resultados de una resonancia y no están nada mal, pero es verdad que tengo los lumbares algo resentidos, en concreto un disco. Y me han recomendado andar mucho o nadar. Vamos a ver si ya es hora de ponerme a ello. Desde que soy adolescente acarreo mucho dolor de espalda y no puedo posponerlo más. Necesito más calidad de vida. Está  a mi alcance pero la pereza y otra serie de circunstancias que ya no vienen a cuento, me han absorbido. Menos pensar que ya lo haré y hacerlo ¡YAA!

Harina, Madrid

imgp2932

imgp2972 imgp2951

imgp2969 imgp2989

Si hace semanas os hablaba de  Il Tavolo Verde, hoy os traigo algunas fotos que hice en  Harina, Madrid.  Una cadena de panadería-cafetería-restaurante. Recomendable 100%. Nosotros fuímos al que está situado frente al Retiro. Comimos en la terracita. Dentro estaba lleno y tuvimos suerte de que una mesa de fuera quedara vacía.  La carta es bastante amplia, lo cierto es que se nos hizo dificil la elección. De vez en cuando pasaban platos y a cuál má apetitoso.

Mi hermana y yo optamos por unos wraps de pollo que llevaban una salsa exquisita y para beber un batido verde. Rico, rico! Mi cuñado Victor y Oscar pidieron una pizza. La de mi cuñado vegetal con una pinta y sabor exquisitos. (aprovecho que es 3 de Enero, para desearle un muy Feliz Día de Cumpleaños! Qué tengas un día maravilloso. Os esperamos a la vuelta).

Y de postre cayó un trozo de tarta de merengue y limón.

Si estáis por Madrid, os recomiendo que le echéis un vistazo. ¡Qué digo yo! que comáis. jeje.

Dirección:

Nosotros fuímos  a Harina, Madrid de Plaza de la Independencia, 10.

Telf: 91 52 28 785

 

 

 

COLES DE BRUSELAS AL HORNO CON SIROPE DE ARCE, AVELLANAS Y GRANADA

Antes de nada, quería felicitaros por este Año Nuevo. Espero que hayaís pasado unas fiestas lo más tranquilas posibles. El 2017 me gusta. Los números impares tienen algo que me da buenas vibraciones.

En esta primera entrada de nuevo año os traígo una receta. Primero, os la prometí el año pasado cuando la hice y subí una foto en Instagram pero no tuve tiempo de ponerla en el blog, y segundo, no es una receta mía. Es de Ella Woodward. Ví un video en su blog y me pareció muy apetecible llevando un ingrediente que nunca me ha hecho especial ilusión: las coles de bruselas. Creo que en mis 34 años las habré tomado en 2 ocasiones.  Y como ella hizo que pudiera, no solo cocinarla sino disfrutar su plato, creo que bien se merece que, aunque podáis verla en su blog, haga una mención aquí en mi blog.

imgp4973

COLES DE BRUSELAS AL HORNO CON SIROPE DE ARCE, AVELLANAS Y GRANADA


Ingredientes:

  • Un puñado de patatas baby, las de guarnición. (Ella recomienda unas 8 pero va al gusto. Yo puse más).
  • 200grs de coles de bruselas
  • 50 grs de avellanas naturales sin sal.
  •  100 grs de granada ( aquí yo también puse un poco más. Le aporta mucha frescura al plato).
  •  2 cucharadas de sirope de arce ( recomiendo poner alguna más sino el sabor será imperceptible).
  • 1/2 cucharadita de copos de chili
  • Chorrito de aceite de oliva, pimienta y sal.

Preparación:

Encender el horno a 180 grados.

Cortar las coles de bruselas por la mitad y las patatas en cuatro trozos de modo que tanto las patatas como las coles de bruselas tengan más o menos el mismo tamaño. Vierte las patatas y coles en una bandeja de horno (mejor si cubres la bandeja con papel de horneado, evitarás que se pegue). Añadir un chorrito de aceite de oliva, pimienta, sal y los copos de chili. Remueve con una espatula y mete al horno unos 30 minutos, hasta que veas que los vegetales tienen un color doradito.

8-10 minutos antes de retirar la bandeja del horno, vierte las avellanas y remueve. Observa como las avellanas también han cogido un color doradito.

Saca la mezcla del horno, vierte el preparado en una fuente y añade las 2 cucharadas o  más de sirope de arce. Remueve bien y por último añade la granada.

Más fácil imposible.

¡A disfrutar!

imgp4914 imgp4916 imgp4924 imgp4930 imgp4941 imgp5003

 

Objetivos para el nuevo Año

f1000011

Própositos para este año 2017


 

  1.  Disfrutar del AHORA con Nico y Oscar.  No puedo “controlar” lo que los demás piensen o quieran. Ya bastante tengo con mi día a día, mis sentimientos, necesito desligarme de todo ello y estar siempre AQUI y AHORA con ellos. Mi familia. La que he creado.
  2.  Encontrar trabajo. Sin prisas, sin sentirme obligada ni presionada (incluso por mi). No quiero cortar ese lazo tan profundo que me une con Nico. Son muchas cosas vividas y debo hacerlo paulatinamente. Pero necesito encontrar mi hueco y sentir esa parte de mi realizada.
  3.  Empezar  clases de natación con Nico. Una pequeña aventura que estoy deseando comenzar.
  4.  Cambio físico radical. Corte de pelo, de color. Nuevas prendas más luminosas, colores claros. Ya estoy cansada de llevar el pelo lacio agarrado a una coleta y vestir con colores apagados.
  5.  Retomar  mi vida en pareja con Oscar.  Cuando eres padre, vas dejando cosas por el camino, muchas de ellas es la vida en pareja. Hacer algo juntos cada cierto tiempo, huecos para conversar como antes, compartir hobbies.  Más complicidad. Quién haya sido padre recientemente y no haya dormido mucho, jeje, entenderá de lo que hablo.  Hemos pasado prácticamente un año cenando algo rápido porque los párpados se nos cerraban del cansancio que teníamos. Ni series,  ni pelis, ni conversaciones sobre temas absurdos. Este último año ha sido un maratón intensivo sobre cómo sobrevivir a la energía de  un bichito. Jajaja!
  6.  Quererme más. Y tener claro que solo yo puedo conseguir un cambio en mi vida. Si me quedo esperando a que los demás entiendan o me pongan el camino más fácil estoy demasiado equivocada. Tengo que ser fuerte, pisar firme, demostrar que soy una persona que tiene ideas y muy claras. Y a quién no le guste, que se aguante. Estoy cansada de no dañar, no hablar, no expresarme. ¿Acaso alguien mira por mi? Más egoísmo, del bueno. El que necesito. Y eso también significa tener las cosas claras como madre y saber tomar las decisiones adecuadas.
  7.  Quiero y echo de menos el poder tener algo de tiempo para poder ojear todos mis libros de cocina y poder empaparme de nuevas recetas. Adoro cocinar, pero necesito practicar y llevar a mi cocina nuevos platos. Estoy aburrida de lo monótonos que son últimamente nuestros platos.
  8. Me siento muy orgullosa porque desde hace  dos meses voy a terapia. Me doy cuenta de que el 90% de las personas deberían ir. (para joder menos a los demás, y dejar vivir libremente a los demás. No, en serio, cuando uno no se encuentra bien, la vida le puede parecer un sinsentido y arrastre a los demás en su sufrimiento). Muchas veces necesitamos a  alguien externo que no nos juzgue, nos ayude, nos de herramientas, nos guíe. Nos escuche. Creo que sin duda alguna, aparte de haber sido madre, este es el segundo paso más importante que he dado. Tenía y tengo muchas piedras en la mochila y tengo que vaciarlas una a una. Ir ligera de equipaje en todos los sentidos. Y empezar a llenarla de cosas bonitas.
  9. Necesito priorizar más. Quiero decir, saber priorizar más. Y no quedarme encasquillada en ideas o pensamientos o tareas no realizadas. Menos pensamiento y más acción.
  10. Siempre pienso que el nuevo año nos deparará un nuevo hogar. Y no sé si será así, pero Oscar y yo tenemos muchas ganas de encontrar ese lugar al que llamar hogar por otro largo tiempo. Y solo lo haremos si tiene jardín. Para ver a mi hijo correr de felicidad, a Oscar haciendo una barbacosa, a Mia explorar timídamente mientras yo me dedico a plantar hierbas aromáticas. Ese es nuestro mayor sueño. No descartamos que este 2017 sea el año. :-)
  11. Hacer nuevas amistades con las que compartir algo más que una cena cada 5 meses. Tengo muchas ganas de abrirme a nueva gente. Compartir momentos de esos únicos y especiales. Puerta! a las personas  convenidas que solo te quieren para matar su tiempo muerto. Desgraciadamente este año también he conocido a alguna de ellas. Y ya no me valen ni para matar mi tiempo muerto. Necesito amistades de calidad. Buenas personas, personas implicadas que sepan sacar lo mejor de uno mismo. La mejor versión de lo que eres.
  12.  Necesito ser organizada con mis fotos. No lo soy. Este último año me han desbordado tanto las fotografías capturadas con el móvil e instagram, que ahora, se me hace una locura tener que hacer una criba. Elegir, seleccionar. Por pena, “ay que esta querré recordar cuando Nico crezca”. Así con todas- Y si no puedo controlar algo tan personal como es mi fotografía, una parte de mi se siente frustrada.  Para empezar, se acabó hacer fotos con el móvil, salvo las necesarias o las que quiera subir a instagram. Las que no sirvan borrarlas cada semana. Dejar el móvil para grabar videos, simplemente. Si quiero fotos, llevar mis cámaras a todos sitios. Como hace años hacía. Lo del móvil me ha superado. Pienso en el libro de blurb de este 2016 y no sé ni por donde empezar. Tengo el año repleto de carpetas volcadas con cientos de fotos que retocar desde enero y otras ciento del móvil.  Para este 2017, menos cantidad y más calidad de fotos.
  13. He barajado varias opciones, pensado y mucho qué hacer y cómo encaminar mi fotografía. Tengo varios proyectos nada más comenzar este 2017 y estoy encantada con ellos (entre ellos fotografíar la vida y trabajo de una ceramista), pero creo que la fotografía profesionalmente quedará relegada a un segundo plano y más si durante este año encuentro nuevo trabajo. Una pena pero estoy casi convencida de que ahora no es el momento. Debo esperar. La espera no es mala. Y más si eres perseverante. Este 2017 seguramente abra otra tienda, como antaño tuve, y me gustaría hacer cosas creativas con mi fotografía, para que no se pierda y perdure. Para  que alguien pueda enamorarse de alguna de mis instantáneas y pueda disfrutarlas en su hogar. Para ello necesito hacer una buena selección de mis mejores fotografías y dar forma a esa tienda virtual.
  14. Ver crecer a Nico con salud. La suya, la mía y de Oscar. La del resto de la familia. Nuestros padres, mi abuela, en fin, toda. Sin salud, nada de los objetivos que tengas, tiene sentido.
  15.  Ser cada día mejor madre y persona.

 

primeros pasos

img_20161215_103806

Ayer, miércoles 14 de Diciembre, mi niño dio sus primeros pasos. Curiosamente yo no estaba. Estaba disfrutando la tarde con sus abuelos. Y mirad que no me separo de él, pero el destino tiene eso, que es caprichoso y te da sorpresas como estas sin nuestra presencia.  Lejos de entristecerme, ¡para nada! Nico estaba a puntito de echarse a andar, pero es cierto que el momento no hubiera llegado sino hubiese estado con su abuelo que hace algo que muchas veces nosotros pecamos de no hacer. Darle alas. Porque no tenemos que tener tanto miedo a las caídas. Habrán muchísimas más. Y más a partir de ahora. Lo importante es que siempre se levante. ¿De que sirve levantarse, venirse arriba, si nunca te has caído?

Pues eso mismo hizo ayer.

Mi hermana me mandó los primeros vídeos. Y sentí una inmensa alegría. Oscar me dijo, “da igual cariño, cuando vaya hacia a ti y lo veas andar, para ti será la primera vez”. Y así fue. Al recogerlo, pude comprobar como con una profunda alegría en su rostro, en esos ojos iluminados, iba hacia mí. Contento de ver que podía. Que estaba “volando”.

Y yo no podía verlo sino con ojos de mamá orgullosa.

Algo dentro de mi se removió. Y es que no sé que sucede con el momento de andar, que da una alegría a raudales y te llena todo el corazón de algo calentito, bonito. De Amor, pero de nostalgia también porque sabes que con estos pasos hacia delante, le dices adiós a una etapa tierna, aunque en muchos momentos, dura,  que es la de tener a un bebé.

Hoy, mientras veíamos los dibujos juntos, acurrucados, acariciándonos las manos, de fondo el árbol de Navidad que encendemos incluso de día, hoy, sentía paz. Y mucho Amor. Su amor.

He cerrado los ojos y soñaba con que se parase el tiempo,

en ese instante.


 

Primeros pasos de Nico.  Aquí yendo hacia mí.

                         Miércoles, 14 de Diciembre de 2016

GALLETAS DE JENGIBRE Y CANELA

imgp4762

Esta Navidad está siendo la primera vez en muchas cosas. La primera vez que compro abeto natural y flores silvestres para hacer mi propio centro de mesa, la primera vez que me animo a crear un calendario casero de Adviento y, como no, la primera vez que preparo unas galletas típicas de Navidad ( de canela y jengibre).

Creo que esas “primeras veces” estas Navidades se debe a una cosita que está creciendo muy muy rápido y que nos tiene a todos detrás de él. Mi bichito, mi hijo Nico. Con él estoy descubriendo una nueva forma de ver esta época. Quizás no tan nueva, como si volver a sentir lo que hace muchos años creía que era una Navidad bonita. Y todo ha tenido que recobrar sentido con Nico en nuestras vidas. Así que este empuje y aliento, si, supongo que es gracias a él. Te queremos, mi niño!

Y hoy, al coger el sobrecito día 8 de nuestro calendario de Adviento, me he quedado muerta cuando he visto que hoy tocaba preparar galletas de Navidad. Si, si, las notas las escribí yo, lo que pasa es que no creía que  había metido esta actividad a principios de Diciembre. Y tengo una especie de pavor a todo lo relacionado con la reposteria y más concretamente las galletas. Soy una negada para ello. Nunca me salen. Da igual que siga las instrucciones de principio a fin. Algo falla. Siempre.

Creo que por eso me gustan tanto mis galletas de avena y harina de arroz. Además de ser deliciosas porque son las únicas que he conseguido hacer en  los últimos 15 años. jeje!

En fin, hoy era el día. Hoy. Y aprovechando que estaba cocinando unas lentejas riquísimas y en el fuego también 3 cacerolas con verduras y pollo para Nico, he decidido zambullirme a tope en la cocina.

Tengo que decir que mi propósito era que Nico me ayudase, pero es todavía pequeño y aguanta sentado varios minutos antes de ponerlo todo patas arriba. Pero en vista de lo fáciles que son de preparar (estoy todavía alucinada), creo que es una actividad obligatoria para cada Navidad.

Os dejo con algunas imágenes donde se ve un poquito el proceso. Y al final os dejo la receta que seguí.

Espero que os guste tanto como a nosotros. Son deliciosas!
imgp4660 imgp4663 imgp4683 imgp4684 imgp4692 imgp4693 imgp4705 imgp4723 imgp4727  imgp4737  imgp4743 imgp4759  imgp4789imgp4780

 

GALLETAS DE NAVIDAD (JENGIBRE Y CANELA)


Ingredientes:

  • 260 grs de harina de trigo
  • 150 grs de mantequilla (a temperatura ambiente. No caliente, fácil de manejar)
  • 100 grs de azúcar moreno
  • 5 grs de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre
  • 1 huevo
  • una pizca de sal

Preparación:

En un bol mezclamos todos los ingredientes “secos”. La harina, el azúcar moreno, la cucharadita de canela, el jengibre, el bicarbonato y la sal. Mezclamos bien.

Añadir a la mezcla la mantequilla y el huevo y mezclar bien. Amasar  con las manos y con un rodillo extenderla hasta dejar un grosor de 1 cm más o menos.

Una vez la tengamos, con moldes de motivos navideños damos forma a nuestras galletas y las ponemos sobre papel de horno encima de una bandeja que insertaremos en el horno.

Insertamos la bandeja de galletas al horno con una temperatura de 180 grados unos 15-20 minutos. Hasta que veas que han adquirido un color doradito.

Enfriar las galletas y espolvorear sobre ellas azúcar glas  o las decoras con un glaseado de color (en mi caso el nivel es de aprendiz y no daba para más).  Sin nada por encima también están riquísimas.

Conservar en una caja o bote hermético.

Y a disfrutarlas!