GRANOLA CASERA

La idea de hoy era traeros esta receta de Granola casera y unas reflexiones que me ha dado tiempo a tener y a dejar reflejados en papel durante estos días desconexión, pero una vez aquí, se me hace raro mezclar demasiadas cosas personales con una receta. ¡Menudo batiburrillo!

Con la comida no se juega, y aunque algunas de esas reflexiones, nuevos cambios en mi vida, etc, se deban a lo que concierne a la comida, creo que mejor contarlo en otra entrada.

Hacer esta Granola casera ha sido fácil no, ¡lo siguiente! Todavía me estoy preguntando por qué he tardado tanto.

Cada Granola puede estar compuesta por los ingredientes que quieras y endulzarla como prefieras (existen un sinfín de posibilidades más saludables como endulzar con dátiles, plátanos, melaza de arroz, etc. En mi caso he optado por coger miel. No soy muy fan de este mega super alimento, y tenía un bote del pueblo de mi padre con una miel rica y me daba pena no utilizarla. Ha sido una opción acertada ya que no notas el sabor de la miel. Es perfecto.

Creando tu propia granola te ahorras comprar cereales, muesli, lleno de cosas que te venden como sanas y light pero que en realidad llevan muchos azúcares procesados o bien ingredientes que no son de tu agrado. A mi me pasa con las bolsas de muesli en las que meten frutos secos y uvas pasas. La verdad es que SIEMPRE me cuesta encontrar algún fruto seco flotando en mi bol de leche, pero ¡eso si! no os preocupéis porque son muy generosos metiendo uvas pasas que tanto detesto. Tenéis por doquier.

En fin, después de expresar mi descontento con esta fruta deshidratada, deciros que elegir vosotros mismos los ingredientes que llevará vuestra granola es muy positivo. El disfrute es el doble. Y saber que encima te estás tomando algo sano, pues mejor que mejor.

Os dejo mi receta.

GRANOLA CASERA


Ingredientes:

  • 2 tazas de copos de avena integrales
  • 1 taza de quinoa hinchada (es la primera vez que la compro=deliciosa)
  • media taza de coco deshidratado
  • media taza de frutos secos. En mi caso he utilizado nueces pecanas cortados en trozos. (podéis echarle la variedad y cantidad que queráis. Yo he optado por lo que tenía en la despensa).
  • 2 cucharadas de semillas de girasol
  • una cucharada de cacao 100% puro en polvo
  • una cucharada de canela en polvo
  • una pizca de sal
  • 5 cucharadas de miel
  • 4 cucharadas de aceite de coco.

 

Preparación:

La preparación no puede ser más fácil. Pon los ingredientes secos en un bol y remueve. Ahora vas insertando los ingredientes húmedos: el aceite de coco y la miel.

Vuelve a remover. Prueba por  si necesitas más dulzor.  ¡Listo!

Viertes la mezcla en un recipiente rectangular y sobre papel vegetal. Lo metes al horno  a unos 170 grados durante 10 o 15 minutos, o hasta que veas que se ha dorado un poquito. No te olvides de remover la grano a mitad del horneado para asegurarte de que se tuesta por todos lados a la vez.

Saca la mezcla y déjala  reposar y enfriar.  Una vez fría, guárdala en un bote hermético y se conservará hasta 3 semanas, eso si, ya te digo yo que no te durará ni una.

Me encanta tomarla con mi leche vegetal de arroz y nuez o bien con mi yogur casero sin lactosa.

¡A disfrutar!

Si te ha gustado, comparte ! Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

2 comments

  1. Patricia says:

    Que pintaza!!!! La pruebo a la vuelta de vacaciones seguriiiisiimo.
    Por cierto en cuanto me,claro de temas, lee a Being Biotiful

Deja un comentario